Seleccionar página
Guía de creación literaria: Evitá las palabras grandilocuentes, usá tu propio lenguaje

Nicolás Ramajo Chiacchio

2 de noviembre de 2022

Evitá las palabras grandilocuentes, usá tu propio lenguaje

Hay un mito muy extendido, más leyenda urbana que mito, acerca de cómo escribir literatura, muy extendido, que dice que hay que usar palabras grandilocuentes, elegantes, rebuscadas, sobrecargadas y en desuso. Como si la literatura se hubiera quedado anclada antes de las vanguardias. Como si para escribir bien hubiera que usar palabras cultas, cuando Hemingway y Arlt vienen usando un lenguaje llano, directo, urbano, desde hace cien años.

Creo que tiene que ver con los libros que han leído quienes así piensan, en su mayoría traducciones de clásicos, que usan el lenguaje de una manera que no se usaría al escribir el mismo libro en la lengua de destino. Esto ha influenciado a los escritores desde su faceta de lectores.

Pero también tiene que ver con el momento histórico en el que se quedó anclado el imaginario colectivo en relación a la expresión artística. La gente piensa que las artes plásticas no avanzaron más allá del romanticismo, cuando en realidad son ellos los que se quedaron ahí. Les mostrás un cuadro de Kandinsky y todavía no lo entienden, y si aceptan a Picasso y a Dalí es más por la insistencia mediática que por entender el cubismo o el surrealismo, y todavía se imaginan al pintor pasando frío en su buhardilla parisina. Por otro lado, me sigo encontrando gente joven, gente más joven que yo, que mantienen entre sus tópicos favoritos la del escritor maldito o borracho. Tal vez sea precisamente por ser jóvenes que se sientan atraídos por esas ideas.

El tema es que ninguno de estos tópicos o leyendas pasa la prueba de la realidad de la lectura y la escritura. Cualquiera que lea una mínima variedad de libros y se mantenga medianamente al día se dará cuenta de que el uso de palabras grandilocuentes está desfasado. Al igual que cualquiera que se ponga a escribir se dará cuenta de que escribir borracho es, como mínimo, bastante incómodo.

El problema del uso de lenguaje grandilocuente no es tanto que su resultado sea soporífero, sino que en el fondo está impidiéndonos descubrir y desarrollar un estilo propio, y descubrirnos a nosotros mismos a través de la escritura. Como dije antes, escribir es para uno, y uno debería, al escribir, usar sus propias palabras.

Creo que también tiene que ver con el pedestal en que se ha puesto a la literatura impresa, con ese aura de cosa sagrada y su cara de todo tiempo pasado fue mejor.

Quien lee quiere leer algo auténtico, quiere leerte a vos, vestido con tus ropas, y no disfrazado de vestimentas ajenas.

Si tengo sólo cuatro o cinco palabras, tendré cuatro o cinco amigos con los que construir una choza, pero eso será mejor que tener miles de esclavos muertos con los que construir un castillo repetido.

Ojo. No se trata de que tus personajes hablen como vos. Se trata de que uses tus palabras, de que elabores un lenguaje propio. No significa que siempre escribas igual, tu vocabulario y tu escritura irán cambiando como resultado de ese uso auténtico y honesto.

No escribas malhechor si querés decir ladrón. No escribas inconveniente si querés decir problema. No digas bebidas espirituosas si nunca usaste esa expresión, decí cerveza, vino, whisky. No digas tentempié si solés referirte a algo para picar. No digas labios de nácar si en realidad te parecen de azulejo aterciopelado. No digas te amo si siempre dijiste te quiero. No digas civilización si pensás que somos incivilizados. Y desde luego no digas coito.

Pensá en esas palabras que te vienen dadas, en las palabras que has heredado. Yo pienso en coqueto y pituco, canchero.

Lo que es de uno es de uno. No lo disimules, pulilo, trabajalo, negociá con ello, hacelo tuyo. Usá tu propio lenguaje. Tu viaje te ha llevado a escribir ciertas historias, también te ha llevado a escribir de cierta manera, a tener cierto vocabulario. No lo desestimes.

Las palabras grandilocuentes, además, hoy, suenan falsas, artificiales. Hoy tenemos palabras de usar y tirar: trending, postear, posverdad.

Por cierto, cito acá el significado de grandilocuente.

Grandilocuencia

  1. f. Elocuencia elevada o pomposa.
  2. f. Estilo elevado o pomposo.

(https://dle.rae.es/grandilocuencia)

Grandilocuente

‘Que se expresa de manera enfática o solemne’

(https://www.rae.es/dpd/grandilocuente)

Etiquetas:

Contenido relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escríbeme
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
elviajedelnarrador
HOLA👋🏼
¿En que podemos ayudarte?